martes, 6 de septiembre de 2016

La extraña desaparición de Esme Lennox

Iris, joven con serios problemas de relación con los hombres recibe una notificación extraña. Le informan de que ha de recoger a su tía abuela Euphemia Lennox. Le invade la extrañeza, ya que desconocía la existencia de que su abuela tuviera una hermana. Debe acudir a un psiquiátrico pues allí se encuentra ingresada y dicho establecimiento va a ser clausurado.
El enorme dilema que se le ofrece a Iris es demoledor. Su abuela Kitty se encuentra ingresada en una residencia geriátrica pues padece de una demencia que le dificulta la relación con los demás y el acceso a sus recuerdos autobiográficos.

Varios interrogantes se abren ante esta joven que, lentamente veremos ir resolviendo.


Dos chicas adolescentes, un baile de la alta sociedad en la India. Un atractivo chico rubio escoge a una de ellas. No era lo esperado. Una mentira cubrirá los sucesos, ya que nadie contaba con que ella sería la escogida, ningún componente de su adinerada familia.

Nos encontramos ante una novela de orientación decadentista, victoriana, cercana a una novela gótica, por el desarrollo de parte de su historia y sus personajes, si bien las escasas descripciones de los ambientes, ropas o jardines, ciudades, no facilitan esta consideración.

El argumento se desenvuelve en dos líneas temporales que no se entrecruzan; transcurren entre 217 páginas llenas de reflexiones que, como un camino de pequeñas migas nos conduce hacía un desenlace emocional intenso.

Quiero centrar parte de mi opinión acerca de la trama que gira sobre el ingreso en el psiquiátrico, idea que encierra un secreto nunca confesado durante décadas, en realidad considero que tiene lugar una crítica hacía una sociedad que defiende una ética de supremacía del varón sobre la mujer, autoridad basada en el sexo, obediencia y castración, no muy lejana y para nada eliminada de nuestra sociedad actual.

El encierro de Esme en el psiquiátrico y su posterior secreto transformará la vida de la familia, teniendo lugar un encierro físico de uno de los componentes de la misma, con su correspondiente olvido y un encierro mental del resto de los personajes que sólo se puede librar con un enfrentamiento físico.

Sé que no es una novedad editorial, de hecho la he adquirido en una tienda de libros de segunda mano por un precio irrisorio para el nivel que manifiesta la autora en su dominio de la creación de personajes y generación de clima de situaciones que me ha envuelto en una lectura rápida y muy sugerente. Os invito a que visitéis la siempre interesante página web de salamandra haciendo clic aquí.

Recomiendo su lectura pues nos invita a reflexionar acerca del poder de las familias en la creación de nuestra personalidad.



Wilson

He conocido a personas con dificultades en sus habilidades sociales. Y también diamantes en bruto con personalidades llenas de vitalidad. U...